1 de abril de 2012

Rojo y Negro

La danza entre luz y sombra deja vestigios sobre mi cuerpo del gran desgarro. No aparece más, se fué, le olvidé. Con sal y agua curo heridas que abiertas supuran olvido, abandono, traición. No soy más lo que fuí; eso se fue con el agua que me dejo limpiar el recuerdo.

1 comentario:

  1. Como decía Heráclito no nos bañamos dos veces en el mismo río... tampoco en la misma ducha, ni lavamos la misma sangre...

    ResponderEliminar